Utilizamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de usuario.
loader
Comprar entradas Entradas
09 abril 2020

El skyline de Benidorm

 

¿Qué os viene a la mente cuando hablamos de Benidorm? Playas kilométricas, Mediterráneo azul, esa luz que tanto nos atrapa, los paseos por la playa, los arroces al sol…  Pero si hay algo que impresiona, vengamos de dónde vengamos es su skyline inimitable, uno de los más reconocidos de toda España. Llegando por la carretera, su horizonte no dejará nunca de sorprendernos, esa mezcla de edificios maravillosos, altos y bajos que, una vez cae el sol, hace un juego de luces que nos deja con la boca abierta. 

Con el auge del turismo -nacional e internacional-, del bikini y de las vacaciones de sol y playa, Benidorm comenzó a crecer de manera vertical: una ordenación urbana (en ocasiones cuestionada) pero que ha generado menos consumo de recursos de construcción, de territorio, de asfalto… En definitiva, Benidorm se ha convertido en un claro ejemplo de sostenibilidad con el que se acoge, cada año, a miles de turistas desde todas partes del mundo. 

Siguiendo su skyline, Benidorm es la tercera ciudad de Europa con mayor concentración de edificios detrás de Londres y de Milán.  Si hablamos del número de rascacielos a nivel nacional, Benidorm está detrás de Barcelona y de Madrid en el ránking con sus más de 60 edificios que destacan sobre su cielo. Sorprendente, ¿verdad?

Avanzamos aquí una lista con los ocho más altos y os explicamos un poquito más de su historia. 

  1. In Tempo: Con sus casi 200 metros de altura (198 concretamente) y sus 45 plantas es el segundo edificio residencial más alto de toda Europa. Son dos torres unidas y  aunque lleva formando parte del skyline desde hace más de diez años, no ha sido hasta estos últimos años cuando se ha retomado la obra consiguiendo que el famoso edificio del diamante – donde también se podrá vivir- vuelva a estar en boca de todos. 
  2. Gran Hotel Bali: Parece imposible superar los récords de la ciudad de los rascacielos pero el hotel más alto de Europa y el más emblemático de la ciudad, lo ha conseguido con sus 52 plantas -aunque las cuatro últimas son de uso mecánico- y 186 metros. Imposible no reconocerlo de un solo vistazo: su situación, en la Cala de Benidorm y su peculiar arquitectura. Si queréis ver las vistas desde las alturas, podéis subir al mirador a través de uno de sus dos ascensores panorámicos de cristal, además tiene 16 ascensores interiores más. Como curiosidad os contaremos que tras 14 años de obras, el primer huésped oficial del hotel fue Elton John.
  3. Torre Lugano: con sus 43 plantas y 158 metros es el segundo mayor rascacielo de la ciudad dedicado a viviendas residenciales. Si miráis hacia el Rincón de Loix, en las faldas de la Sierra Helada, llama la atención por su imponente altura y por tener una especie de vela de barco en la parte superior del edificio. 
  4. Neguri Gane: Seguramente todos tengamos en nuestro móvil alguna foto de este peculiar edificio de formas redondeadas de 40 plantas. Su nombre significa “Alto de la Ciudad de Invierno” en euskera y que hace referencia al barrio del mismo nombre de Getxo. Si sois de Madrid seguro que os recuerda al edificio Torres Blancas, ¿verdad?
  5. Edificio Kronos: Al entrar a Benidorm desde la autovía nos encontramos este edificio residencial de 41 plantas y 140 metros de altura. Llama mucho la atención por el juego de luces y destellos que produce el sol en sus terrazas de cristal durante gran parte del día. 
  6. Don Jorge: También situado en el Rincón de Loix, tiene 36 plantas y 124 metros. Junto a él se sitúan también otros rascacielos de la ciudad (Torre Lugano y Mirador Mediterráneo) haciendo así que los tres juntos sean todavía más imponentes. 
  7. Mirador Mediterráneo: otro de los tres edificios ubicados juntos. Destaca porque son dos torres juntas  de 35 pisos unidas a través de varios pasillos al aire libre. ¿Quién dijo vértigo? 
  8. Torre Levante: situado en primera línea de la Playa de Levante es un punto clave para ubicarse en nuestros paseos por la playa. Levantar la vista hacia sus 35 pisos puede provocar mareos, avisados estáis. Eso sí, que no falten las fotos ni las ganas de imaginarnos las vistas desde su ático, ¿verdad?